volver al listado
15 de julio de 2011

LUTEINA Y ZEAXANTINA


LUTEINA Y ZEAXANTINA

La luteina es un pigmento vegetal, una xantofila, que se encuentra en frutas y hortalizas. Es un carotenoide que presenta actividad antioxidante in vitro (Chopra & Thurnham, 1993), pero que no posee actividad provitamínica A, es decir, no es precursor de retinol.

La luteina, que no puede ser sintetizada por nuestro organismo y ha de ser incorporada por la dieta, es transportada en la sangre unida a lipoproteinas de alta densidad y es captada sobre todo por la retina y el cristalino; allí se metaboliza a zeaxantina. La luteina y la zeaxantina se conocen con el nombre de "pigmentos maculares" (Bone y cols, 1985; Handelman et al, 1988; Bates et al, 1996), por ser los pigmentos que se encuentran en la mácula. Su función es proteger esta zona de la retina y el cristalino de la acción oxidante de la luz. Luteína y zeaxantina reducen el daño oxidativo provocado por la luz azul, como han demostrado algunos estudios y proteger al ojo frente a reacciones fotoquímicas debido a la capacidad antioxidante que ambas poseen.

 Podemos encontrar en nuestra dieta alimentos que son fuente de luteina (espinacas, lechuga, acelgas, bróculi, apio, espárragos, etc) y de zeaxantina (naranja, melocotón, maiz, berros, achicoria,etc). (Olmedilla y cols, 1996).

 

Diversos estudios han demostrado que el consumo de productos que contienen luteína y zeaxantina se asocia con un menor riesgo de cataratas y degeneración macular senil, debido a la actividad antioxidante que presentan.

 En las cataratas el cristalino pierde transparencia por el depósito de moléculas oxidativas en su superficie. En la DMAE se degradan las células de la mácula por la acción de radicales libres. El papel fundamental de la luteína y la zeaxantina es evitar la formación de radicales libres y de moléculas oxidativas, que son las causantes de los daños en las membranas de las células de los tejidos oculares.

 Varios estudios confirman que la concentración de pigmentos maculares (luteína y zeaxantina) en la retina está directamente relacionada con la sensibilidad visual en sujetos mayores de 64 años, observándose una disminución simultánea de estos pigmentos a medida que aumenta la edad de los sujetos. (Hammond y cols, 1998).

 La suplementación con luteína durante un periodo de tiempo de 3 meses produjo una reducción del 30 %-40 % en el daño producido por la luz azul en los fotorreceptores y en otros tejidos afectados en la DMAE.

 Otras investigaciones están permitiendo establecer relación entre la ingesta de estos antioxidantes y las cataratas, llegando a la conclusión de que las dietas ricas en carotenoides, concretamente en luteína y zeaxantina, ofrecen una influencia protectora contra el desarrollo de cataratas.

 La medida de la densidad de pigmentos maculares es un indicador útil de la salud ocular, ya que nos aporta información sobre la sensibilidad de la retina y sobre la claridad del cristalino, muy relacionados con los niveles séricos de luteina y zeaxantina. Si son elevados implican un buen aporte mediante la ingesta de frutas y hortalizas o a través de complementos dietéticos.

 

 VISIÓN NÍTIDA Y MÁCULA SANA GRACIAS A LA LUTEÍNA, ZEAXANTINA Y ÁCIDOS GRASOS OMEGA-3

¿Quién no querría una visión nítida y clara para toda la vida? Para ello se deberían tomar algunos micronutrientes específicos. Una actual revisión científica ha confirmado que un óptimo suministro de carotenoides luteína y zeaxantina, así como los ácidos grasos omega-3 DHA y EPA, es esencial para mantener nuestros ojos sanos.

Los autores destacan el potencial de estos nutrientes para la protección de las células de la retina y la prevención y tratamiento de las enfermedades oculares degenerativas relacionadas con la edad, como la degeneración macular (AMD, en inglés) en las personas mayores. Además, la Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA, en inglés) anunció recientemente que tomar una dosis de 250 miligramos de ácido graso omega-3 DHA al día, puede ser una importante contribución para mantener la visión. Generalmente es difícil asegurar un suministro adecuado de los micronutrientes mencionados en una dieta, particularmente a una edad avanzada. Para las personas mayores, un grupo de riesgo, los expertos recomiendan una dosis adecuada de suplementos alimenticios de composición similar.

La luteína y zeaxantina desempeñan un importante papel en la función ocular: ambos carotenoides forman el pigmento de la mácula ("mancha amarilla") en el centro de la retina. La mácula es responsable de la visión nítida. Igual que una "lente interna", ambos micronutrientes filtran la luz azul dañina del sol y la luz UV. Esto lleva a una sensibilidad de contraste mejorada y una menor susceptibilidad al deslumbramiento, según los científicos. Además, ambas sustancias mantienen la retina sana debido a sus efectos antioxidantes, citoprotectores y antiinflamatorios.

 

Luteína y zeaxantina contra la degeneración macular

 El pigmento de la mácula se daña a lo largo de la vida; sin embargo, su función se degenera debido a varias influencias, como la luz UV y un trabajo prolongado en el ordenador. Este proceso -la degeneración macular sujeta a la edad (AMD)- es insidioso y sin dolor. Normalmente, leer se hace difícil porque aparecen sombras grises en medio del texto y distorsionan las letras. La AMD puede conducir a la ceguera y, en un 50%, es la causa más común del grave deterioro visual en Alemania.

En torno al 20% de los mayores entre 65 y 74 años sufren una forma inicial de AMD.

 Se hace una diferenciación básica entre la forma "seca" más común pero tratable de AMD y la menos común, la forma "húmeda" agresiva, que es incurable y puede desarrollarse a partir de la forma "seca". Todos los estudios han confirmado que prevenir la AMD depende de un almacenamiento suficiente de luteína y zeaxantina como pigmento en la mácula. Para la AMD "seca", los déficits de equilibrio de estos carotenoides mediante la dieta y suplementos mejora la visión de los afectados. Es importante mantener un suministro adecuado de luteína y zeaxantina, según los investigadores.

 

Los ácidos grasos Omega-3 protegen la retina

 Los ácidos grasos omega-3, el ácido alpha-linolenico (ALA), ácido eicosapentaenoico (EPA) y ácido docasehexaenoico (DHA) son ácidos grasos poliinsaturados de cadena larga. El EPA y DHA son elementos importantes para las membranas celulares y son esenciales para el crecimiento y la regeneración celular. Esto también tiene muchas aportaciones para la salud ocular. El DHA desempeña una función importante en la retina. Mantiene las membranas celulares flexibles (fluidez), que es una función celular vital. También respalda la formación y actividad de rhodopsin, que es un componente de la "púrpura visual" en las células tipo rod (fotorreceptores) de la retina ocular y es importante para la percepción de luz y oscuridad. Al mismo tiempo, el DHA puede proteger los fotorreceptores de "muerte celular biológica" (apoptosis) por estrés oxidativo. Otro mecanismo protector de los ácidos grasos omega-3 podría basarse en los caracteres antiinflamatorios, como la formación de sustancias activas antiinflamatorias.

 

Suministro adecuado de micronutrientes, incluso usando la suplementación

 La densidad del pigmento macular (MPD) depende del aporte de la dieta y puede mejorarse mediante una mayor ingesta de luteína y zeaxantina. La col, las espinacas, el brócoli, la valeriana y el trigo son buena fuente de estos carotenoides. Como media, ingerimos entre 0,5 y 2 mg de luteína y aproximadamente entre 0,2 y 1,8 mg de zeaxantina al día. Se recomiendan 10 mg de luteína diarios para la prevención y tratamiento alimenticio de enfermedades oculares como la AMD.

 Hasta 20 mg de luteína al día se considera seguro.

Obtenemos la mayor parte de los ácidos omega-3 de pescado del mar. La ingesta recomendada se está analizando internacionalmente y suele estar entre 100 miligramos y 1 gramo al día.

 Hasta 3 gramos al día se considera seguro.

La Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA) dijo recientemente que una dosis de 250 mg diarios del ácido omega-3 DHA es un importante componente para mantener la visión normal.

Cuando analizamos el consumo medio de fruta, verdura y pescado de Alemania (que necesita aumentarse enormemente), queda claro que para muchos, especialmente para los mayores, no es fácil alcanzar la cantidad diaria recomendada de los micronutrientes mencionados. Consecuentemente, los expertos recomiendan que las personas mayores tomen suplementos alimenticios con estas sustancias en dosis nutritivas. Esto significa generalmente una cantidad que podría lograrse mediante una selección y cantidad de alimentos objetiva adecuados.

 

 

Fuentes:

Schweigert FJ, Reimann J: Micronutrients and their importance to the eye - Effects of lutein/zeaxanthin and omega-3 fatty acids.

 European Food Safety Authority (EFSA): Scientific Opinion Docosahexaenoic acid (DHA) related health claims EFSA Journal 2010;8(10):1734

 

 

 

Infomed

Revisa, busca y participa de toda la información médica en InfoMed de Droguería Inti:

Facebook Twitter
Navidad
Inti

Droguería INTI S.A.
OFICINA NACIONAL
Calle Lucas Jaimes N°1959 - Miraflores / Casilla 1421
Tel. Piloto (591-2) 2 176600 / Fax 2 221981
drogueria@inti.com.bo
La Paz - Bolivia